¿Por qué gritamos cuando nos divertimos?

¿Por qué gritamos cuando nos divertimos?

“Estaba tan asustada, pero no quería perdérmelo. Así que pasé la mayor parte del tiempo con los ojos cerrados. Luego pensé ‘no volveré a hacer eso nunca más'”. A los ocho años, Alejandra Mendoza hizo esa promesa. Pero pronto volvió a fallar. No solo una vez, sino una y otra vez. Los horrores de su primera experiencia en la montaña rusa se transformaron en una gran pasión por los giros, vueltas, subidas y bajadas enormes que ofrecen los parques de atracciones. Y muchos gritos.

A medida que los grandes parques temáticos de EE.UU. se preparan para reabrir a finales de este mes, se les ha pedido a los pasajeros de las montañas rusas en California que controlen su emoción y eviten gritar para minimizar el riesgo de propagar covid-19. Pero ¿gritar es algo que podamos controlar? ¿Aquellos que buscan emociones pueden disfrutar sin los gritos? ¿Por qué gritamos, si se supone que deberíamos estarnos divirtiendo?

La razones para gritar

El acto de gritar se clasifica como una exclamación vocal “completamente no verbal”, según el profesor de psicología en el Emory College, Harold Gouzoules. “Gritar significa que estás alzando la voz, pero sigues hablando”, dice. “Los gritos son una vocalización distinta. Comparten ciertas propiedades acústicas; duran aproximadamente entre tres cuartos de segundo y un segundo y medio. Empiezan muy fuerte y continúa fuerte, a todo volumen. “Así que tienen que ser relativamente cortos, tener potencia que genera alerta, y su amplitud es fuerte, aguda y alcanza cierta distancia”.

Seguir leyendo en: BBC News.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *