Nuevas tecnologías para la sostenibilidad de los cultivos de arroz en Cuba

Nuevas tecnologías para la sostenibilidad de los cultivos de arroz en Cuba

Con el propósito de mantener los sistemas agrícolas en funcionamiento y en sintonía con las nuevas técnicas que, a su vez, protegen el medio ambiente, el estudio demuestra que se requiere de un cambio en los sistemas de producción y las tecnologías que estos emplean, teniendo en cuenta la necesidad de nuevas maquinarias que se adapten a las distintas situaciones posibles en los diferentes cultivos de arroz existentes en el país.

Sector agropecuario de hoy

Si bien es cierto que se han logrado avances en el sector agropecuario, tanto con el modelo agrario convencional como con el actual modelo agrario encaminado hacia la sostenibilidad sobre bases agroecológicas, aun así, el país no está rindiendo lo necesario para sustituir importaciones en este sector.

Se debe tener en cuenta que esto viene a darse por el hecho de que en la mayoría de las áreas donde es cultivado el arroz predominan los sistemas de producción tradicional, los cuales requieren un alto grado de mecanización (cultivo especializado) y, en algunos casos, resultan perjudiciales para el medio ambiente.

Lo anteriormente expuesto se evidencia en el uso de la grada de discos como principal herramienta para la labranza en seco y el empleo de ruedas y rodillos fangueadores en el caso de campos inundados, lo que contribuye a la degradación de los suelos e implica un elevado consumo de agua, añadiéndole los costos energéticos y económicos.

Por esto y otros factores, se establece en Cuba como política una ruta para transitar hacia prácticas de Agricultura de Conservación (AC), un sistema con buenos resultados en otros países y que funciona como un sistema de cultivo eficaz para que los productores se adapten a los escenarios futuros de cambio climático. Esta práctica requiere de maquinaria especializada, a continuación, se muestran técnicas sobre la mecanización agrícola para realizar la AC en agroecosistemas arroceros, lo cual puede resultar en buenas prácticas a seguir en el contexto actual.

Sector agropecuario del futuro

Los principales cambios al utilizar la AC radican en la preparación de suelo y las prácticas de siembra. En el caso de los suelos, la retención de residuos de cultivos es uno de los tres componentes clave de la AC, ya que brinda protección al suelo, conservación del agua y contribuye al mantenimiento de la materia orgánica y la salud del suelo. Este componente de la AC consta de tres etapas fundamentales: (1) cosecha, (2) postcosecha y (3) siembra, estas etapas pueden realizarse de manera aislada, aunque, para lograr mayores beneficios es preferible tener un enfoque integrado desde la cosecha hasta la siembra del cultivo.

Para el caso del manejo químico de la cobertura de los suelos se utilizan diversos herbicidas y para su aplicación al suelo se utilizan barras de tratamientos o de aplicación de fitosanitarios, que pueden ser autopropulsadas, acopladas al tractor o a un equipo aéreo. Estos medios resultan adecuados para extensiones medianas y son más baratos que la aplicación área. Mas, recientemente se ha incrementado el uso de pulverizadoras autopropulsada, las cuales requieren de un costo significativamente más alto para su adopción a áreas de pequeña y mediana extensión.

El principal transporte a utilizar en este sector es el tractor. En el caso de Cuba, un país poco desarrollado, se ve obligado a comprar tecnología más barata, lo que resulta en equipos menos fiables y duraderos.  Mundialmente los nuevos tractores producidos contienen nuevas mejoras que benefician a los suelos donde son usados y a las mismas personas que los trabajan.

Con todo esto, se espera que Cuba pueda ir incorporando poco a poco estas nuevas maquinarias para la adopción y difusión de la AC.

Consultar articulo en: Adopción de innovaciones tecnológicas para la agricultura de conservación en el cultivo del arroz en Cuba. Revista Cubana de Administración Pública y Empresarial, 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *