Gregor Mendel: cómo un monje con un jardín de arvejas descubrió las leyes de la herencia genética

Gregor Mendel: cómo un monje con un jardín de arvejas descubrió las leyes de la herencia genética

“Mendel es un espectro curioso de la historia”, escribió, en su característico estilo poético, el escritor científico Loren Eiseley. “Sus asociados, sus seguidores, están todos en el próximo siglo. Sin embargo, si queremos entenderlo a él y la forma en que rescató al darwinismo del olvido, debemos recorrer el largo camino de regreso a Brünn en Moravia y pararnos entre los guisantes en un jardín tranquilo”. Parémonos entonces con ese fraile agustino llamado Gregor Mendel en el jardín del monasterio en la abadía de Santo Tomás de Brünn, Margraviato de Moravia (hoy Brno, República Checa) en 1856, quien tenía 34 años.

Para ese entonces ya estaba cultivando Pisum sativum, más conocidas como arvejas o guisantes. Lo hacía por curiosidad. Mendel quería saber cómo se transferían los rasgos de una generación a la siguiente, así que se propuso investigar los patrones de herencia. No era el primero en estudiar el tema, ni siquiera el primero en escoger las arvejas como su sistema modelo principal (un organismo que facilita que un investigador indague en una cuestión científica en particular).

Los guisantes son ideales para este tipo de investigación debido a su rápido ciclo de vida y la producción de montones de semillas. Además pueden autofertilizarse, fecundando las flores femeninas con el polen de las masculinas en la misma planta, una técnica que se utiliza con el fin de obtener un linaje puro.

Pero Gregor Mendel hizo algo que nadie más había hecho. “Su gran ventaja fue ser el primer biólogo en contar las cosas. Otros se habían interesado en la herencia pero Mendel descubrió que podía usar leyes aritméticas sencillas para registrar cómo ciertas características pasaban de una generación a otra”, le dijo a la BBC Steve Jones, profesor de genética en la University College London y autor de varios libros, entre ellos “Casi como una ballena: el origen de las especies actualizado”. Fue eso lo que le permitió deducir los principios clave de la herencia.

Seguir leyendo: BBC News.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *