Del concepto de ingeniería de tránsito al de movilidad urbana sostenible

Del concepto de ingeniería de tránsito al de movilidad urbana sostenible

El estudio presentado busca mostrar de una manera prospectiva la inclusión de factores como la equidad social, el ambiente y el valor económico en las etapas de diagnóstico de la movilidad urbana, así como en el diseño y la planificación de medidas para su mejoramiento.

El estudio de la movilidad en las ciudades se ha valido de ciencias aplicadas como la Ingeniería de Tránsito que, con base en estudios especializados de variables como el volumen del tráfico, la velocidad y la densidad, además de inventarios de infraestructuras, la generación de modelos de pronóstico y la modelación con el empleo de software, han facilitado la caracterización del comportamiento del tráfico, así como el diseño de medidas para su mejoramiento, orientadas a la planeación de la operación del tránsito y la intervención física de la infraestructura del transporte.

Ingeniería de Tránsito

La ingeniería de tránsito, como una ciencia definida y estructurada, ha permitido el estudio de las variables propias del tráfico en las ciudades. Se deriva de la ingeniería de transporte y se ha enfocado, principalmente, en el estudio de los elementos del tránsito: conductor, peatón, vehículo, vía, señalización y dispositivos de control del tráfico, y la caracterización y estudio del comportamiento de las llamadas variables macroscópicas del tránsito: volumen vehicular, velocidad y densidad, así como la relación existente entre elementos y variables.

Del estudio de estos componentes, tanto en flujos vehiculares como en flujos peatonales, en áreas urbanas y rurales, se desprende la mayoría de las soluciones empleadas hoy en día para el tratamiento de problemas de tráfico como la congestión, las demoras, los tiempos de viaje, el nivel de servicio y la accidentalidad.

A pesar de esto, se han descuidado el análisis de otra área propia de la movilidad urbana sostenible: medio ambiente, equidad social, valor económico, lo que en algunos casos ha derivado en la implementación de medidas de tráfico ineficientes, cuyos resultados han sido contrarios a lo deseado.

Movilidad urbana

El modelo general de desarrollo urbano está dado por la configuración de las ciudades en los lugares donde las personas realizan sus actividades cotidianas, algunas de las cuales se desarrollan fuera de sus viviendas y para las que requieren el uso de diversos medios para desplazarse, tales como el uso de bicicleta, automóviles, autobuses, motocicletas, ferrocarriles, etc. los problemas actuales de la movilidad urbana se asocian con la rápida urbanización y tienen múltiples efectos en las economías urbanas. Entre dichos problemas se encuentra la congestión urbana, el exceso de demanda de viajes sobre su oferta, la accidentalidad, la contaminación del medio ambiente y la tarifa que se debe pagar por un servicio de transporte.

Hoy por hoy, y en un gran número de ciudades alrededor de todo el mundo, la implementación de medidas para el control de tráfico y el mejoramiento de la operación de los sistemas de transporte, ha arrojado resultados no deseados, los cuales en algunos casos no han mejorado de forma significativa la movilidad, y en otros, por el contrario, han agravado los problemas de movilidad urbana.

Algunas medidas que se han considerado no satisfactorias a la hora de su aplicación en áreas urbana son: la inadecuada gestión del tráfico, la inaccesibilidad y exclusión social, la afectación al ambiente, entre otras.

 Con todo esto, se plantea entonces la necesidad de una movilidad urbana sostenible, la cual requiere de para reducir la necesidad de viajar (menos viajes), fomentar el cambio modal, reducir las distancias de viaje y propiciar una mayor eficiencia en el sistema de transporte. Es así que la movilidad urbana sostenible se enfoca en el fomento de las dimensiones sociales, la accesibilidad, la integración de las personas y el tráfico, la preservación del ambiente y el desarrollo económico en torno a los sistemas de transporte.

Consultar artículo completo en: Del concepto de ingeniería de tránsito al de movilidad urbana sostenible. Ambiente y Desarrollo, 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *