Primavera, verano, otoño, invierno: el país que tiene una "quinta estación"

Primavera, verano, otoño, invierno: el país que tiene una “quinta estación”

Cada mañana en los días que preceden a la primavera, Aivar Ruukel mira por la ventana de su habitación y ve que su estación del año favorita ha llegado.

Si tiene suerte y el tiempo está bueno, come un desayuno rápido, agarra un salvavidas y un remo de la tienda, y se precipita a sacar su haabjas, una canoa tradicional.

Desde su punto de observación en la embarcación, una red de rutas emerge a la vista y Ruukel rema hacia el bosque inundado, adentrándose en un mundo semihundido de campos anegados y canales.

El amanecer es la mejor hora para observar el delta y saltar en la canoa con la primera luz para volver a ver esta amplia zona de esponjosos lodazales y bosques convertidos en turberas.

“Recuerdo que mi padre me trajo acá cuando era niño y nunca lo olvidaré”, dijo Ruukel, mirando hacia los bosques anegados.

“Los pájaros carpinteros repiqueteando en los árboles; las flores asomando por encima del agua; los sonidos y olores de la llegada de la nueva estación… qué dicha”.

Parque Nacional de Soomaa visto desde el aire
Soomaa, que significa “tierra de turbas”, está situado en una cuenca baja en las laderas occidentales de las Tierras Altas de Sakala. / GETTY IMAGES

Qué es la “quinta estación”

En casi todos los lugares, un parte meteorológico que predice fuertes lluvias anticipa un mal día, mientras que un parte que habla de peligrosas inundaciones no lo quiere oír nadie.

Excepto si eres un guía como Ruukel y vives en el Parque Nacional Soomaa, una turbera en el suroeste de Estonia conocida por inundaciones anuales que pueden alcanzar 8 kilómetros de anchura y 5 metros de altura.

Para decirlo de forma sencilla, esta es la llamada “quinta estación” de Estonia, un período volátil que llega después del invierno y poco antes de la primavera cada año.

Nadie puede señalar exactamente qué día llegará, pero este fenómeno anual aparece sin fallar entre marzo y abril, trayendo inundaciones que redefinen el parque nacional como una cuenca anegada, con casas sumergidas, manzanos hundidos y pantanos elevados.

Es el triunfo del agua sobre la tierra y también de la voluntad del ser humano sobre la Madre Naturaleza.

Seguir leyendo en: BBC News Mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *