La especie pino silvestre se adapta a las variaciones climáticas

Los pinos silvestres se adaptan a las variaciones climáticas

La conservación de las especies vegetales en un escenario de cambio global va a depender de la capacidad de los individuos para adaptarse y aclimatarse a las nuevas condiciones.

Las especies muestran diferencias en sus rasgos (características fenotípicas) en respuesta a las diferentes condiciones ambientales. Comprender los vínculos entre estos rasgos puede ser determinante para preservar su subsistencia, por ello, un equipo de investigación europeo, del que forman parte la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), se ha centrado en las relaciones que existen entre ellos, dando así un paso más en el estudio de estas características, que tradicionalmente se han analizado de manera independiente.

Los resultados obtenidos han revelado que los árboles de la especie Pinus sylvestris (pino silvestre) son diferentes a lo largo del gradiente geográfico y climático definido principalmente por la temperatura media anual.

“Hemos analizado cómo varían los rasgos y su coordinación o covariación a lo largo de su área de distribución europea, desde las montañas mediterráneas hasta los bosques boreales de Escandinavia, para explorar el papel que la integración fenotípica tiene en la respuesta de esta especie a gradientes ambientales a diferentes escalas”, explica Raquel Benavides, investigadora del MNCN-CSIC y del Centro de Estudos Florestais y primera autora del artículo publicado en la revista Journal of Ecology.

“Entender la integración fenotípica, es decir, la estructura de covariación entre rasgos puede ayudar a predecir la respuesta de las especies frente a los cambios y a anticipar medidas de gestión frente a los mismos”, apunta Silvia Matesanz, investigadora del área de Biodiversidad y Conservación de la URJC.

Seguir leyendo en: SINC.
Artículo completo: “Phenotypes of Pinus sylvestris are more coordinated under harsher conditions across Europe“. Benavides, R. et al., en Journal of Ecology.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *