La energía nuclear, diez años después de Fukushima

La energía nuclear, diez años después de Fukushima

Han transcurrido diez años desde que un catastrófico terremoto y el consecuente tsunami dañaran la central nuclear japonesa de Fukushima Daiichi y provocaran el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil, acaecido en 1986.

El desastre de Fukushima golpeó en un momento de renovada esperanza e infundado optimismo sobre una nueva oleada de tecnología nuclear y la labor que esta podría desempeñar en un futuro con bajas emisiones de carbono. Pero el accidente condujo a una racionalización del gasto, la cual ha tenido lugar en medio de una preocupación creciente sobre las vulnerabilidades tecnológicas, institucionales y culturales de las instalaciones nucleares, así como sobre la falibilidad humana en lo concerniente al diseño, la gestión y el funcionamiento de sistemas tan complejos. Un decenio después, cuando la crisis climática parece cada vez más cercana, estos serios interrogantes aún persisten.

No pocos académicos sostienen que la energía nuclear constituye una opción inevitable para limitar el calentamiento global. Sin embargo, dadas las preocupaciones ambientales y sociales, otros se muestran más circunspectos o continúan oponiéndose. En su informe especial de 2018, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) reconoció el posible papel de la energía nuclear para atajar el aumento de las temperaturas globales, pero también destacó la importancia que tendrá su aceptación pública a la hora de impulsar o frenar las inversiones.

La seguridad y el coste suelen señalarse como los principales retos de la industria nuclear. Los nuevos reactores están abordando dichas cuestiones, pero es posible que no sean comercialmente viables hasta mediados de siglo: un margen de tiempo que podría dejarlos obsoletos a medida que otras alternativas, como la energía solar y la eólica (junto con el almacenamiento), consolidan su dominio.

Seguir leyendo en: Investigación y Ciencia.

Artículo completo: “Nuclear energy, ten years after Fukushima“. Aditi Verma , Ali Ahmad & Francesca Giovannini, en Nature.

2 comentarios en “La energía nuclear, diez años después de Fukushima”

  1. Cabría argumentar lo del “infundado optimismo”
    A fin de cuentas la planta accidentada no tiene que ver nada con la nueva ola…. su diseño está bien atrás en el tiempo
    Solo el efecto dominó que genera en contra de la opción nuclear perjudicó ….. y afecta el campo de las investigaciones que serán las que aportarán mas al futuro…

    1. El artículo citado recoge y refleja las opiniones de científicos e investigadores especializados en el tema, incluyendo a los autores del mismo; por lo que no deja de ser cierto su planteamiento sobre la gran influencia que ha tenido la percepción de esa catástrofe, más que el hecho en sí, en el posterior desarrollo de las tecnologías nucleares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *