Una dieta saludable se asocia con una menor gravedad de la covid-19

Una dieta saludable se asocia con una menor gravedad de la covid-19

Un nuevo estudio publicado en la revista BMJ Nutrition Prevention & Health relaciona el seguimiento de una pauta alimentaria rica en frutas y verduras, o también con pescado, con un 73 y un 59 % menos de probabilidades, respectivamente, de sufrir de forma moderada a grave la enfermedad causada por el coronavirus. Se trata de un estudio observacional, por lo que no se puede establecer una causa-efecto.

Una alimentación basada en vegetales o añadiendo además pescado y marisco –conocida como dieta pescetariana– puede reducir las probabilidades de desarrollar una infección moderada o grave por covid-19.

Así revela un artículo realizado en seis países, entre ellos España, y publicado en la revista BMJ Nutrition Prevention & Health. Los resultados indican que este tipo de regímenes se asocian con menos de probabilidades, respectivamente, de tener coronavirus de forma grave.

La importancia de la dieta

Hasta ahora, varios trabajos han sugerido que la dieta podría tener un papel importante en la gravedad de los síntomas y la duración de la enfermedad causada por el SARS-CoV-2. Pero, por el momento, hay pocas pruebas que confirmen o refuten esta teoría.

“Durante la pandemia ha quedado claro que las personas con comorbilidades como obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares e hipertensión corren un mayor riesgo de padecer una enfermedad vírica grave. La causa principal de estas afecciones es la mala nutrición y las elecciones de estilo de vida desfavorables, pero ningún estudio ha examinado si los hábitos dietéticos desempeñan un papel en la infección, la gravedad de los síntomas y la duración de la enfermedad”, explica a SINC Sara Seidelmann, investigadora en el Hospital Stamford (EE UU) y una de las autoras.

Seguir leyendo en: SINC.
Artículo completo: “Plant-based diets, pescatarian diets and COVID-19 severity: a population-based case-control study in six countries“. En BMJ Nutrition Prevention & Health.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *