Coronavirus: cómo la tecnología ARNm puede abrir las puertas a una vacuna contra el cáncer

Coronavirus: cómo la tecnología ARNm puede abrir las puertas a una vacuna contra el cáncer

No todo es negativo cuando hablamos de las consecuencias de la pandemia de coronavirus. El rápido desarrollo de las vacunas para combatirla será ampliamente reconocido en el futuro. Y dentro de ese proceso, hay un avance que muchos expertos vaticinan como “revolucionario”: la tecnología del ARN mensajero (ARNm) sintético. Este método ya fue utilizado por compañías como Pfizer-BioNtech y Moderna(ambas de Estados Unidos)para para crear sus vacunas contra la covid-19.

Al contrario de la mayoría de las inoculaciones —que se hacen en base a un virus debilitado para que nuestro sistema inmune produzca anticuerpos—, las que utilizan el ARNm (también llamadas “génicas”) buscan que el propio organismo genere una proteína del virus sin necesidad de inyectarlo. Esta ingeniosa creación, que llevaba décadas investigándose, trasciende al SARS-CoV-2 y los médicos están apostando por aplicarla en el tratamiento de otras enfermedades. Entre ellas, el cáncer.

Pero ¿es realmente posible crear vacunas contra esta enfermedad que causa casi 10 millones de muertes al año en el mundo?

Doctora estudia una rafiografía de mamas
Científicos están estudiando la posibilidad de crear vacunas personalizadas contra el cáncer, que provoquen una fuerte respuesta inmune. / Getty Images

ARNm: Una “herramienta muy poderosa”

El principio fundamental de la tecnología de ARNm es diseñar y administrar un antígeno a las células con el fin de inducir una respuesta inmunitaria. Es decir, manipular el sistema inmunológico para que se defienda a sí mismo.

“El ARN mensajero es una instrucción a la célula; le manda a la célula lo que tiene que hacer. Cuando uno tiene eso en la mano, es una herramienta muy poderosa porque puede conseguir que la célula haga lo que a ti te interesa, como es arreglar alteraciones patológicas”, explica Rubén Artero, experto en genética y académico de la Universidad de Valencia, España.

Para que enfermedades como el cáncer crezcan y se expandan en el cuerpo, el sistema inmunológico debe ignorarlas. Y esto sucede porque, según explica Artero, las células cancerígenas normalmente logran “esconderse”. “La idea es compensar ese disfraz de las células cancerígenas con una reacción inmunitaria muy potente. Y en eso ayudaría la vacuna de ARNm; para que el propio cuerpo detecte las células que aprenden a esconderse y sobrevivir”, dice.

Seguir leyendo en: BBC News.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *