El calentamiento global hará que las olas de calor batan récords por mucho más margen

El calentamiento global hará que las olas de calor batan récords por mucho más margen

El mayor problema del cambio climático (o calentamiento global) no estriba en que la Tierra se vuelva más cálida, sino en lo deprisa que lo hace. Un ejemplo de este principio lo ofrece ahora una investigación sobre las olas de calor más extremas, aquellas que no solo superan el récord anterior, sino que los «destrozan», la palabra que emplean los autores mismos del estudio, los climatólogos Eric Fischer, Sebastian Sippel y Reto Knutti, de ETH Zúrich.

Según el análisis que han publicado en Nature Climate Change, la probabilidad de que haya olas de calor como la reciente de Norteamérica, que batan el récord anterior con un margen de incluso cinco grados, aumentará a medida que aumente la temperatura global y dependerá del ritmo a que ese aumento se produzca.

Según la situación hipotética RCP8.5, con elevadas emisiones de gases de invernadero, la probabilidad de que una ola de calor supere el récord anterior (no el valor medio) en al menos dos desviaciones estándar se multiplicaría para 2050 por cuatro. En Europa central una desviación estándar corresponde a entre 1,2 y 1,4 grados, explica el coautor Eric Fischer.

La ola de calor de 2003, por ejemplo, que mató a más de 70.000 personas, fue un récord de 2,5 desviaciones estándar. Hacia 2080, la probabilidad de que se produzca un récord de dos desviaciones estándar en alguna parte dentro de las latitudes templadas del hemisferio norte sería para cualquier año de un 50 por ciento, según el pronóstico del equipo.

El punto decisivo es que sucesos así, de esa potencialidad catastrófica, sucesos que sin el cambio climático serían imposibles, se comportan de forma diferente a una ola de calor normal. Con el cambio climático las temperaturas suben en general más frecuentemente porque el mundo entero es más cálido.

Por ejemplo, una ola de calor que se produzca por lo normal solo cada mil años, con una temperatura global mayor en un grado se producirá, en cambio, cada cien años. Un nuevo récord superará al viejo, sin embargo, las más de las veces por un pequeño margen, digamos que como sucede en los deportes.

Pero con temperaturas más altas a las que se llegue deprisa los récords de temperatura se vuelven más frecuentes y por mayor margen porque muchos de los viejos récords procederán de un período de referencia claramente más frío; sin embargo, si las temperaturas medias fuesen constantes, si al final permaneciesen en un mismo valor aunque más alto, los récords irían siendo con el tiempo más raros.

Seguir leyendo en: Investigación y Ciencia.
Artículo completo: “Increasing probability of record-shattering climate extremes“. E. M. Fischer, S. Sippel y R. Knutti, en Nature Climate Change, 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *