La danza mejora la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual

La danza mejora la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual

Una investigación realizada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), junto al Club Deportivo Fuente Agria para personas con discapacidad intelectual, concluye que la danza posibilita un mayor acercamiento y democratización de los espacios entre personas con y sin discapacidad intelectual, mejorando notablemente algunas dimensiones en la calidad de vida de los participantes.  

“Las personas con discapacidad y, particularmente, con discapacidad intelectual, se encuentran en condiciones sociales desiguales y de baja participación en diversos ámbitos sociales. Generalmente, cuando realizan prácticas culturales o de ocio, estas están segregadas al propio colectivo”, contextualiza Esther Mercado García, investigadora del departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales de la UCM. 

Arteterapias, vehículo de transformación social 

Este estudio, publicado en Alternativas. Cuadernos de Trabajo Social, partió de la unión de su línea de investigación y del Trabajo de Fin de Máster (TFM) de Cristina Merino, cuya experiencia como gimnasta rítmica le llevó a  conocer la  Asociación Fuente Agria y a compartir tapiz con personas con discapacidad.   

Para llevarlo a cabo, los investigadores realizaron entrevistas personales durante cuatro meses a personas con discapacidad que practicaban danza, sus familias y sus entrenadoras en Ciudad Real y Puertollano.  

Tras el análisis de sus testimonios se dedujo, entre otros hallazgos, que la danza contribuye al desarrollo personal, potencia la disciplina, la autonomía, la motivación y el trabajo en equipo; ralentiza el proceso de envejecimiento e incrementa el bienestar social al entablar vínculos con otros sujetos de la sociedad.

Seguir leyendo en: SINC.
Artículo completo: “Los beneficios de la danza en la mejora de la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual“. Mercado, Merino et al., en Alternativas. Cuadernos de Trabajo Social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *