alimentación

Algas en la alimentación humana

Las algas forman parte de la alimentación humana al tener un gran valor nutricional. La búsqueda de nuevos alimentos que aporten beneficios a la salud, y que se adecuen a las exigencias de los consumidores que buscan productos seguros y de calidad, hacen de las algas un conjunto de organismos de uso alimentario de alto interés. Las algas comestibles resultan ser un alimento novedoso para las culturas occidentales, pero éstas llevan incorporadas en la dieta de las poblaciones orientales desde hace siglos, y en menor medida en otros países, como Chile e Irlanda. Es por ello que su comercio se halla visto extendido en los últimos años, con producciones de miles de millones de toneladas por año.

El uso principal de las algas es el de materia prima para la extracción de ficocoloides, cuyas propiedades permiten que sean empleados en una amplia variedad de industrias. Su consumo se ha visto potenciado por la presencia de sustancias biológicamente activas, además de vitaminas y minerales, que ofrecen beneficios para la
salud o que, de alguna forma, reducen el riesgo de sufrir ciertas enfermedades crónicas. Teniendo en cuenta el aumento de su popularidad, se hace necesario conocer el consumo total entre la población para, con el tiempo, establecer medidas para su control y normalización.

Algas y alimentación

Las algas son un conjunto de organismos fotosintéticos autótrofos extremadamente diversos que incluyen tanto a procariotas como las cianobacterias y a eucariotas, que son las algas propiamente dichas. Estos organismos se han ordenado en filos y clases basándose en sus características como la composición de sus pigmentos, sus sustancias de reserva, las paredes celulares, su división celular, etcétera.

Las algas con interés en la alimentación están clasificadas en los siguientes grupos taxonómicos:
▪ Algas pardas (Phaeophyta)
▪ Algas rojas (Rhodophyta)
▪ Algas verdes (Chlorophyta)
▪ Algas azules (Cyanophyta).

La incorporación de las algas como ingrediente en alimentos favorece la textura y palatabilidad de estos; mejora sus propiedades físicas, el rendimiento en determinados productos, y posibilita la sustitución de ciertos aditivos. Así, proteínas y fibras favorecen la solubilidad, capacidad de retención de agua, actividad emulsionante, estabilidad de espumas, viscosidad y gelificación.

Por otro lado, el uso de las algas en la alimentación ha sido más enfocado hacia la incorporación de sus extractos ricos en determinados componentes a los alimentos de consumo humano. El ejemplo más evidente son los ficocoloides, los cuales son el componente estructural de las paredes celulares de las algas. Se trata de un conjunto de polisacáridos que poseen la función de contribuir a la estabilización de emulsiones, suspensiones y espumas, además de controlar el crecimiento de cristales.

El consumo de algas se ha incrementado en los países occidentales en los últimos años, siendo Asia la principal productora a nivel mundial. Las algas poseen componentes con propiedades nutritivas y tecnológicas, que les confieren una alta versatilidad para su aplicación en la industria alimentaria.

Las sustancias biológicamente activas que forman parte de la composición de las algas presentan beneficios evidentes para la salud, como ácidos grasos de la serie omega-3, fitoesteroles y polifenoles entre otros. El uso de las algas como suplemento o ingrediente alimentario podría enriquecer la calidad nutritiva de productos elaborados, en especial los destinados a grupos de población tales como veganos, vegetarianos o celiacos. 

Se precisan más estudios sobre el consumo diario de las algas dentro de los países occidentales para mejorar y controlar los niveles de sustancias perjudiciales para la salud humana.

Consultar los resultados del estudio en: Algas en la alimentación humana. Trabajo de fin de Máster. Universidad de La Laguna. 

Enlaces de interés:

¿Qué beneficios tienen las algas en la alimentación humana?

Algas, la verdura que viene del mar

Las algas en la dieta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *