Acercamiento al proceso de incubación de emprendimiento en el sector no estatal en Cuba

Acercamiento al proceso de incubación de emprendimiento en el sector no estatal en Cuba

El presente estudio tiene por objetivo analizar el proceso de incubación de empresas para potenciar la iniciativa y el emprendimiento del sector no estatal en el ámbito cubano. Para esto se realizó, primeramente, un estudio del estado del arte de las incubadoras, a través del análisis bibliométrico. Y, en segundo lugar, se desplegó un examen de esas dimensiones y variables en el contexto nacional.

La aparición de las incubadoras de empresas se reporta alrededor de 1950 en Nueva York, Estados Unidos. Su uso tuvo un ascenso en las últimas décadas del siglo pasado en países de Europa, América Latina y Asia. Pero en los últimos años ha tenido una expansión masiva en casi todo el mundo. Dentro de la génesis del proceso, se considera como su objetivo general proporcionar soporte técnico e infraestructura física para emprender. Independientemente de la naturaleza de la iniciativa, se pretende que la idea sea viable y sostenible en el tiempo.

Son disimiles las genealogías de incubadoras, dependiendo del país o región, no obstante, los tipos que más se destacan en la literatura son:

  • Incubadora tradicional: brida su actividad a empresas cuyos requerimientos de infraestructura física, tecnológica y mecanismos de operación son básicos, como los sectores de comercio, servicio o industria ligera.
  • Incubadora de base tecnológica (spin off): provee servicios integrales en el desarrollo empresarial al acelerar el proceso de creación y consolidación de iniciativas innovadoras.
  • Aceleradora de empresas (start up): se desenvuelve en empresas que serán escalables más rápida y sencillamente mediante el uso de tecnologías digitales.
  • Incubadora social: ofrece facilidades para la creación de empresas sociales a través de la inclusión social como palanca para el empleo y las políticas de integración socio-profesional.

Emprendimiento en Cuba

En el caso de Cuba, en el perfeccionamiento del nuevo modelo, reflejado en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, se reconoce el tránsito hacia una economía mixta, asentada en un sector público dominante, uno de capital mixto y el otro no estatal (cooperativas no agropecuarias, agricultores pequeños, usufructuarios, arrendatarios y trabajadores por cuenta propia), en armónica convivencia. Dando paso a las incubadoras de empresas para promover el desarrollo económico del país.

Con respecto al fenómeno del emprendimiento en Cuba, poseedor de un incipiente desarrollo, en estos últimos años ha contado con apoyo de emergentes consultores privados, así como la reconocida Red de Emprendimiento e Innovación en la Universidad de La Habana, pero aún existe un crecimiento desigual a nivel de país, además de las restricciones físicas que lastran el progreso de los nuevos negocios. Como proyección, la academia y los órganos de gobierno local deben fomentar el impulso de cadenas híbridas de valor regional, donde se integren, en una relación armónica, el potencial del Estado regulador con las capacidades productivas locales y su inserción en cadenas productivas nacionales e internacionales.

Inclusive, la universidad cubana constituye un espacio educativo con enfoque emprendedor, brindando asesoría en términos de emprendimiento. Tanto es así que estas cuentan con una red de centros e instituciones de educación superior caracterizada por sus conocimientos y capacidades. El tema del emprendimiento y el sector no estatal se encuentra entre los objetivos de trabajo del Ministerio de Educación Superior.

Cabe destacar que en Cuba el proceso de incubación de emprendimientos ha tenido lento desarrollo, a causa de percepciones y distorsiones al más alto nivel de decisores y en consecuencia, no se ha formalizado la institucionalidad que debe acompañar el proceso. La articulación necesaria entre la academia, los órganos de gobierno local y demás actores del ecosistema debe fortalecerse, para desarrollar las necesarias capacidades productivas locales y su inserción en otras cadenas productivas dentro y fuera de Cuba.

Como resultado de un análisis de la situación del sector empresarial en Cuba se propone realizar una estructuración de los procedimientos legales, financieros y de gestión para una mayor apertura de la inversión extranjera y otras formas asociativas de financiamiento.

Consultar artículo completo en: Acercamiento al proceso de incubación de emprendimiento en el sector no estatal en Cuba. Editorial UH, 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *